Sistema de construcción SilverBlock

No es la primera vez que profundizamos en alguna de las técnicas constructivas que emplea Blues Simon Group para levantar sus viviendas. Si hace unas semanas hablábamos de los forjados postesados, hoy abordamos el sistema de construcción SilverBlock, que ya hemos empleado en proyectos como los llevados a cabo con Ross Arquitectos.

Se trata de un sistema de construcción mejorado que se basa en muros de carga de hormigón armado con un encofrado de EPS grafito (Poliestireno Expandido), que entre sus bondades cuenta con ofrecer una baja conductividad térmica y mayores espesores de aislamiento tanto exterior como interior, lo que inevitablemente impacta en una mayor nivel de confort. 

El EPS grafito cuenta con una mayor densidad que le confiere una mayor resistencia mecánica. Su solidez estructural, que facilita extraordinariamente su ejecución en obra, no está reñida con su gran versatilidad, pudiendo emplearse tanto en viviendas en altura como en viviendas unifamiliares –como es nuestro caso-. En ocasiones, se ha utilizado, incluso, en piscinas. El hecho de que el EPS se trate de un material sin componentes nutricionales para hongos o bacterias contribuye a que éstos no aparezcan con el tiempo.

Ventajas en la obra con el sistema de construcción SilverBlock

Los bloques de SilverBlock se forman a partir de dos paneles moldeados de EPS unidos por unos travesaños de plástico, que es donde se sujeta directamente la armadura horizontal. Gracias a ello, es posible construir toda la estructura a la vez, es decir, montar el cerramiento y el aislamiento mucho más rápidamente que con técnicas tradicionales y, además, de un modo más limpio y sencillo. SilverBlock cuenta también con alta resistencia sísmica. 

Además de la solidez y la versatilidad anteriormente mencionadas, SilverBlock ofrece otro tipo de ventajas frente a otras técnicas constructivas. A pie de obra, el manejo de este material resulta mucho más sencillo debido a su ligereza y eso, en última instancia, redunda en acortar los tiempos y en la necesidad de precisar menos personal para esta labor. Como consecuencia de ello, los costes también se ven reducidos tanto para la constructora como para el cliente, que ve finalizado su proyecto más rápidamente.

Confort y ecoeficiencia

De cara a los habitantes de la casa, el confort está asegurado gracias a las bonanzas que ofrece SilverBlock en cuanto a aislamiento acústico y térmico. Si en el exterior es capaz de doblar el espesor hasta los 10 centímetros, en el interior se puede jugar con 15, 20 o 30 centímetros, aumentando su solidez estructural.

 Esto, a su vez, repercute en una mayor eficiencia energética, reduciendo el consumo energético a mínimos y atajando las emisiones de CO2 a la atmósfera.

En este mismo sentido medioambiental, conviene recordar que el 98% del volumen de EPS es aire y únicamente un 2% material sólida y, además, fácilmente reciclable, por lo que la huella ecológica de la vivienda se reduce drásticamente durante la  gestión de los residuos de la construcción.

Asimismo, permite una gran variedad de acabados y revestimientos para, de este modo, poder adaptarse aún más a los gustos del cliente, aumentando la personalización de la vivienda, como demuestran los proyectos de Blues Simon Group en los que ya se emplea.