Vivienda Sustentable

El cambio climático es una realidad y cada vez existe una mayor conciencia medioambiental. El sector de la construcción no debería ser ajeno a esta tendencia y, de hecho, en Blues Simon Group llevamos años incorporando la sustentabilidad en todos nuestros proyectos; sencillamente, forma parte de nuestros valores.

Hablar de vivienda sustentable nos lleva, inevitablemente, a priorizar la eficiencia energética mediante energías renovables, algo que en esta coyuntura de escalada imparable en el precio de la luz a buen seguro agradecerá también nuestro bolsillo. En este campo y aunque existen en algunos casos alternativas como la energía geotérmica, la energía solar es la que mejor se adapta a cualquier vivienda, especialmente en España que posee tantas horas de luz solar.

La energía que se ahorra

Al mismo tiempo, alcanzar el objetivo de la eficiencia energética también tiene mucho que ver con la calidad del aislamiento que empleemos para evitar fugas, tanto de frío en verano como de calor en invierno. Además, y esto es algo en el que los profanos no suelen reparar, podemos mejorar el desempeño energético de nuestro hogar desde sus mismos planos, porque un diseño inteligente resulta esencial.

Como hemos visto en alguna ocasión, el máximo exponente de este diseño inteligente vendría a ser los edificios pasivos que cumplen con el estándar Passivhaus. Se trata de viviendas que consiguen mantener las condiciones termohigrométricas  (ambientales de temperatura, humedad y ventilación) en el interior, sin casi necesidad de aporte energético, ‘tan sólo’ con una muy cuidadosa planificación de la orientación de los huecos, los puentes térmicos o un control minucioso de las filtraciones, entre otras medidas. El resultado son ahorros energéticos de hasta un 80%.

Nuevos usos y materiales

Sin embargo, la sustentabilidad también viene aparejada al empleo de ciertas materias primas. De esta manera, la madera está ganando cada vez más terreno en detrimento de otros materiales que incrementan la huella de carbono. Los diferentes tipos de madera y los nuevos tratamientos que se aplican en ella han favorecido su adopción en el exterior de las viviendas, conjugándose con otra de las grandes materias primas sostenibles: la piedra natural, cuya versatilidad ha propiciado que no sólo se use en exterior de la vivienda, sino también en el interior.

Además, en los casos en los que no es posible su empleo y se tiene que recurrir al hormigón, existen técnicas constructivas como el sistema SilverBlock que son mucho más ecoeficientes, reduciendo tanto el consumo energético de la vivienda como la huella ecológica en la gestión de los residuos durante el proceso de construcción.

Acciones adicionales para una vivienda sustentable

En los casos de viviendas en los que el diseño no llegó a tiempo y no priorizó, por ejemplo, el aprovechamiento del agua de lluvia o de la misma luz natural para la iluminación, es posible adoptar algunas medidas para incrementar la sustentabilidad. Algunas de las novedades que podemos introducir en nuestro hogar son realmente sencillas, como es el caso de los pulsadores de descarga en los inodoros o los grifos con temporizador, con los que en muy poco tiempo veremos un mejor aprovechamiento del agua.

Dentro de esta misma órbita de pequeñas grandes acciones que podemos llevar a cabo también podríamos destacar la sustitución de las luminarias tradicionales por tecnología LED. 

Otras medidas requieren algo más de inversión, pero el retorno de ésta no tarda en llegar. Hace unas pocas semanas nos referíamos a las ventajas que la domótica nos puede traer para incrementar la sustentabilidad de nuestra vivienda. La monitorización de nuestros consumos desde nuestro teléfono móvil y la instalación de enchufes inteligentes son prueba de ello, abriendo la puerta a ahorros de hasta un 40%, algo nada despreciable considerando que el consumo medio por hogar de casi 10.000 kWh, con un nivel de emisiones equivalente a 0,85 toneladas de petróleo al año.