cercanía con los clientes

Ni es la primera vez ni será la última que compartimos la espina dorsal de nuestro negocio: la cercanía con los clientes. Para Blues Simon Group no hay un modo distinto de cumplir con nuestro cometido, que no es otro que construir para las personas las casas de sus sueños. Es algo natural, que fluye, que se respira en la atmósfera de la empresa a todos los niveles contagiándose de unos a otros. Somos reales, empáticos y con los oídos siempre bien abiertos para escuchar a nuestros clientes. 

Mientras otros lo llaman “marketing de cercanía”, para nosotros es nuestra razón de ser, el motivo por el que después de más de una década en el mercado continuamos con los pies en la tierra, pegados y manteniendo la cercanía con los clientes. Sencillamente, no sabemos trabajar de otro modo. 

Aunque para nuestro equipo resulta algo natural y espontáneo, lo normal cuando se han alcanzado los niveles de calidad y el prestigio de Blues Simon Group sería dejarse llevar por la inercia, por esa fuerza que nos ha conducido a donde estamos hoy. Sin embargo, no es así; quizás somos raros, poco comunes, pero la cercanía con los clientes, socios y proveedores es algo tan inseparable de nuestra organización que, de desprenderse de ella, seríamos una empresa totalmente diferente.

Paredes de cristal

Cuando este año estrenamos nuestra nueva página web, ya quisimos trasladar ese mensaje para quienes todavía no nos conozcan y para seguir aumentando la cercanía con los clientes. Levantar paredes de cristal y exponer nuestros valores, nuestros principios, mostrar los rostros del equipo que se esfuerza cada día por dar respuesta a los deseos y necesidades de nuestros clientes.

Posteriormente, hemos ido publicando vídeos de las diferentes fases constructivas de alguno de nuestros proyectos, sin trampa ni cartón, enseñando al mundo entero los niveles de excelencia que desplegamos en cada una de nuestras viviendas. 

Ahora, además, compartimos una completa galería fotográfica de proyectos en marcha, así como de nuestra gente trabajando en ellos, con esa pasión y profesionalidad que nuestros clientes agradecen y nos transmiten. Nos encanta mostrar y mostrarnos, que tanto nuestros clientes como nuestros socios vean a pie de obra la implicación del equipo, cómo salimos de los despachos, cómo ese gusto por el cuidado de los detalles nos lleva a llenarnos de polvo los zapatos.

Nuestro espacio natural

Para otros, quizás, hacer este tipo de cosas sería salir de su zona de confort; para nosotros, en cambio, es todo lo contrario, donde nos movemos con pez en el agua, nuestro espacio natural.

Conceptos de marketing manoseados hasta la saciedad en los últimos años, como “marca amiga”, “fidelización de los clientes” o “engagement” son términos que Blues Simon Group incorporó de manera natural desde el primer año de su nacimiento. Sería hipócrita, no obstante, no admitir que estos principios terminan revertiendo muy positivamente en el negocio, pero a diferencia de lo que sucede en otros casos, ni ese es el fin ni los principios impostados. 

Este es el motivo porque el que nos gusta mostrarnos, enseñar a nuestros clientes y a nuestro actual ecosistema de socios y partners, así como a los potenciales, esa franca pasión y gusto por el buen trabajo de todo nuestro equipo. En algunas civilizaciones cunde la superstición de que las fotografías roban el alma; en nuestro caso, la exponen, la comparten y lanzan un mensaje tan contundente como inequívoco: aquí estamos por y para nuestros clientes, nuestra razón de ser.